Crecer Gabinete de Psicología Infantil

ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES, ¿SÍ O NO?

ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES, ¿SÍ O NO?

5-actividades-extraescolares-283x400

Con el comienzo del nuevo curso llegan las actividades extraescolares. En muchas ocasiones, es la jornada laboral de los padres la que determina el tiempo que los niños pasan en actividades extraescolares ya que necesitan mantener a sus hijos ocupados después de la escuela, hasta que ellos acaben de trabajar y puedan cuidarlos. Pero,  son apropiadas para los niños, ¿sí o no?.

A favor: son actividades educativas y enriquecedoras para el desarrollo de los más pequeños, siempre que les dejen tiempo para el descanso y el juego.

En contra: en ocasiones prima más el deseo de los progenitores que el del propio niño en realizar tal o cual actividad así como el exceso de exigencia en el rendimiento que puede llegar a estresarle.

Hasta los 6 años la necesidad principal de los niños es jugar libremente a diario un mínimo de dos horas por lo que acudir al parque sería la mejor actividad extraescolar. En caso de no ser posible deberían desarrollar actividades que no exijan normas siendo aconsejable que hagan dibujo, pintura o algún inicio al deporte.

A partir de los seis años es importante que los niños den su opinión sobre las actividades que les gustaría practicar y, aunque los padres pueden orientar basándose en la edad, gustos, carácter y habilidades del niño, nunca deben escoger o imponer una actividad. De esta forma estarán motivados y se divertirán. Por el contrario, si la actividad se convierte en una obligación puede ser contraproducente y generar estrés en el niño. Si tenéis dudas sobre qué actividad elegir podéis proponerle que asista a una clase de prueba para ver realmente cuál le gusta. Una vez establecido el horario de actividades es recomendable que el niño se comprometa a respetarlo y comprenda que no puede saltarse las clases por capricho. De esta manera le enseñamos a terminar lo que empieza. También es importante que los progenitores hagan un seguimiento de las actividades para saber cómo evolucionan. De esta manera podréis detectar si los niños se sienten estresados, desmotivados o cansados, o si estas actividades están afectando a su rendimiento escolar.

Las actividades extraescolares tienen que adaptarse a los gustos y características de los niños por lo que si tu hijo tiene problemas para relacionarse anímale a que practique actividades de grupo (baloncesto, fútbol o voleibol). Si es nerviosos le vendrá bien una actividad que le obligue a controlarse (artes marciales, natación, ajedrez) y si prefiere actividades más solitarias puedes animarle a que tocar algún instrumento musical o a practicar patinaje o pintura.

En el caso de que observes que tu hijo no duerme bien, se muestra cansado, tiene dolores de cabeza, está tan excitado que no es capaz de estar sentado un rato, tiene falta de apetito o pone excusas para no acudir a la actividad, debes plantearte si tu hijo tiene un exceso de actividades extraescolares. En este caso, no insistas en que siga con la actividad y ajusta la frecuencia de las clases a lo que sea más conveniente para el niño teniendo en cuenta que tu hijo necesita también tiempo para descansar y, sobre todo, para jugar.

Por último, resaltar que el niño que no está apuntado a actividades extraescolares no está perdiendo el tiempo ni la oportunidad de prepararse para el futuro. Los niños tienen el derecho de decidir en qué van a emplear su tiempo libre.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *