Los celos entre herman@s, ¿qué podemos hacer?

celos-hermanos-780x499

En la familia, la rivalidad entre l@s herman@s por conseguir el afecto y la atención de los padres suele ser el principal y primer motivo de celos. Las fuentes de este sentimiento pueden ser reales (los padres establecen comparaciones diferenciadoras) o imaginarias (el niño malinterpreta la intención de sus padres).

Los celos o la rivalidad entre herman@s son algo natural e inevitable y un período relativamente normal que hay que superar no teniendo importancia si son circunstanciales y pasajeros. Habrá que prestarles atención cuando alteren la convivencia y el desarrollo normal del niñ@, o sean persistentes y no remitan pasados los cinco años de edad ya que si se perpetúan pueden conducir a agresividad incontrolada, inseguridad, desconfianza, terquedad, envidia…

Suelen manifestarse mediante rechazo o rivalidad hacia el herman@, romper sus cosas o buscar estar junt@s para fastidiarle. También se muestran en una vuelta a conductas más infantiles: imitar el lenguaje del pequeño, tartamudeo, pedir el chupete, etc o con llantos frecuentes sin motivo aparente y preguntas alusivas a sí se le quiere.

MEDIDAS QUE PUEDEN AYUDAR

– Evitar la intromisión frecuente en sus conflictos, siempre que no haya agresión.

– NO prestar atención ni “recompensar” al herman@ “chivat@”.

– Evitar que el mayor asuma siempre la responsabilidad del cuidado.

– Cada uno merece un trato diferente, por tanto evitar tratar a todos por el mismo rasero, explicando el por qué del trato diferencial.

– Fomentar cooperación entre herman@s: tareas casa, recados, situaciones de juegos…

– Respetar el espacio de juego e intimidad y animar los intereses individuales de cada hij@.

– Elogiar los comportamientos deseados sin comparar.

– Observar y reflexionar sobre las conductas celosas de nuestros hij@s y reaccionar sin darles excesiva importancia.

– Educarles en el control de sus emociones: aprender a soportar pequeñas frustraciones, alegrarse del éxito de los demás, aceptar las propias limitaciones y dificultades con optimismo.

¿CÓMO ACTUAR EN SIUACIONES DE CONFLICTO? 

– Conocerlas previamente y establecer reglas. Qué está permitido y qué no y cómo debería actuar cada niñ@ de manera concreta. Es importante que nosotr@s enseñemos previamente a nuestr@s hij@s cómo resolver conflictos adecuadamente.

– Ignorar disputas menores. Cuando surjan conflictos, utilizar técnica de “cuenta atrás”. Diréis: cuento hasta 30 para que solucionéis el conflicto: treinta, veintinueve… Si no se soluciona podéis mandar a cada uno a su cuarto o la retirada de privilegios.

-En conductas inaceptables actuar de inmediato: en agresiones o insultos degradantes, utilizar la retirada de privilegios, separarlos y cada uno a un rincón a reflexionar sobre lo ocurrido …

– Enseñar a resolver conflictos: pedir “por favor”, llegar a un acuerdo… e investigar quién es el culpable de las disputas, para evitar tomar medidas siempre con el mismo.

En definitiva, los celos son algo natural que no podemos evitar ni exigir a nuestr@s hij@s que no sientan, nuestro papel es ayudarles a gestionar este sentimiento de la mejor manera posible para que disminuya su malestar.

 

Share Button
No hay comentarios

Escribe un comentario