Crecer Gabinete de Psicología Infantil

¿Será mi hij@ disléxic@?

¿Será mi hij@ disléxic@?

Si tu hijo o hija tiene un rendimiento en lectura, cálculo o expresión escrita  sustancialmente inferior al esperado por edad, escolarización y nivel de inteligencia seguramente te sugieran en el colegio que puede padecer un trastorno del aprendizaje. De ellos el que más te suene seguramente sea la dislexia que engloba síntomas de inmadurez neurológica y factores emocionales, así como incapacidad o disminución para la potencialidad para la lecto-escritura, siendo esto último su síntoma determinante.

Las dificultades en la lecto-escritura del niño o niña disléxico, así como sus deficiencias a nivel perceptivo y motor también podemos observarlas en aquellos que no la padecen, la diferencia es que en estos últimos son dificultades transitorias y en niños o niñas disléxicos perduran mucho más tiempo. Incluso, hay casos en las que estas deficiencias perduraran toda su vida mostrando defectos de ortografía, disgrafía y dificultad en la redacción espontánea por escrito.

 Una característica importante de la dislexia es la lentitud en su recuperación por lo que lo más frecuente es que necesiten varios años de trabajo constante hasta lograr superar sus deficiencias. Por esto, es muy importante una detección precoz para poder empezar su tratamiento cuanto antes mejor.

 Algunas claves para la detección de rasgos disléxicos son los siguientes:

  • Observar un gran número de alteraciones gráficas.
  • Es clave la presencia de una clara dificultad para recordar grafías.
  • Alteraciones en Lectura o Escritura significativas: Alteraciones en Ortografía Natural, Rotación y Escritura en Espejo.
  • Presencia de Omisiones y Sustituciones.
  • Es frecuente la falta de integración del Esquema Corporal y la confusión en Lateralidad.
  • Pobre comprensión lectora.
  • Dificultad en la integración de Conceptos Espaciales.
  • Alteraciones en Percepción o Discriminación y en Atención.
  • Puede presentar falta de destreza en Psicomotricidad Fina.
  • Ritmo en lectura lento y desordenado.

Por tanto, si piensas que tu hijo o hija puede ser disléxico o te lo han insinuado en el colegio lo peor que puedes haces es dejar pasar el tiempo o no darle importancia pensando que es algo puntual y que poco a poco se corregirá. En estos casos lo principal es asegurarnos de que tiene un trastorno del aprendizaje y comenzar su tratamiento lo antes posible.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *