¿SABES CUÁNDO DEBES LLEVAR A TU HIJ@ AL PSICÓLOG@?

Si estás preocupad@ por tu hij@ o te estás planteando si acudir a un@ psicólog@ infantil esto te interesa. La psicología infantil se encarga del estudio del comportamiento del niñ@ desde su nacimiento hasta su adolescencia (desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social). Por tanto, los y las psicólogas infantiles nos dedicamos a ayudar a l@os niñ@s y las familias que necesitan un apoyo profesional especializado para superar una determinada dificultad puntual o mejorar la calidad de vida de niñ@s con problemáticas prolongadas, ya sean emocionales o de desarrollo. Favorecemos el desarrollo y el bienestar del niñ@ y su familia, facilitando su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal. 

 

Las familias habitualmente acuden a consulta cuando se encuentran ante situaciones que les desbordan, cuando detectan cambios en el comportamiento de sus hijos o hijas ante los cuales no saben cómo actuar o cuando consideran que el desarrollo de su hijo o hija no está siendo el normal para su edad. Otras veces son los pediatras o el propio colegio quien les recomienda que consulten con un profesional.  

Pero, ¿CÚANDO HAY QUE BUSCAR AYUDA O CONSULTAR?

Es importante consultar con un especialista en psicología infantil si notas que tu hij@:

      
• Muestra conductas difíciles: desobediencia, agresividad, obsesiones, tics, miedos, hiper-sensibilidad, extrema timidez y otras.
• Hay problemas en la guardería o en el colegio (falta de concentración, roces con compañeros, aislamiento, hiperactividad, aburrimiento). 
• Tiene problemas físicos sin una causa médica (dolor de cabeza, de tripa, vómitos, eczemas, etc).    
• Sufre un cambio repentino e inexplicable; de un niño activo se vuelve apático; de un niño alegre se vuelve triste, etc.           
• No parece estar feliz. Apenas juega, llora por todo, no tiene amigos, teme estar solo, tiene problemas de sueño, etc.

  • Tiene problemas de aprendizaje o el rendimiento escolar no es el adecuado.
  • Presenta alteraciones del sueño, alimentación, lenguaje o del control de esfínteres.
  • Sospechamos que existe un problema en el desarrollo evolutivo.
  • En situaciones puntuales, como un divorcio, una muerte, etc…

 

Además, es muy importante acudir cuanto antes y no pensar que con sólo dejar pasar el tiempo el problema se solucionará ya que lo que suele ocurrir es que empeora y el tratamiento es más complicado y largo. Pero sobre todo, porque cuanto antes acuda el niño o niña y su familia a consulta evitamos alargar el sufrimiento del menor y de las personas que le quieren.

Share Button
No hay comentarios

Escribe un comentario

× Hablemos por WhatsApp